Abdelkader Bensalah en la vigesimonovena cumbre árabe

El presidente del consejo de la nación Abdelkader Ben Saleh afirmó ayer desde Dahran, Arabia saudita, la postura de Argelia que llama a una profunda reforma de la Liga Árabe para permitirle superar los desafíos a los cuales está confrontado el mundo árabe.
“la situación que prevalece en el mundo árabe es preocupante, dado el deterioro de los aspectos de la vida política, económica y de seguridad, a pesar de la voluntad reflejada en las precedentes reuniones” subrayo Abdelkader Bensaleh quien representó al presidente de la república Abdelaziz Bouteflika en los trabajos de la vigésimo novena cumbre árabe, en Dahran.
El responsable argelino indicó también que las realizaciones cumplidas desde el lanzamiento del proceso de la acción árabe común no responden a las aspiraciones de los pueblos árabes; de ahí la necesidad de acelerar la reforma de la organización panárabe para llegar a una visión estratégica unificada capaz responder a las cuestiones decisivas, políticas, económicas, sociales y de seguridad, al movilizar las energías con el objetivo de superar las dificultades, particularmente, las relacionadas al terrorismo y al extremismo en el mundo árabe.
Recordar que los trabajos de la vigésimo novena cumbre árabe, concluyó ayer en Dahran con la adopción por los participantes de un comunicado final en el cual reiteraron su apoyo al pueblo palestino para la restitución de sus derechos legítimos y pusieron de relieve la necesidad de llegar a una solución política a la crisis siria y apoyar las instituciones legitimas libias.
Los intervinientes en dicha cumbre subrayaron, en particular, su apoyo a la causa palestina, al plan de paz anunciado por el presidente palestino Mahmoud Abbas, asi como a las estrategias tendientes a proteger la seguridad nacional árabe.
Los participantes llamaron, por otra parte, a frenar los complots tendientes a desestabilizar los países árabes, a rechazar la decisión estadounidense sobre el Quds y a establecer una red de apoyo financiero para Palestina.
En cuanto a la crisis siria, los dirigentes árabes subrayaron la necesidad de llegar a una solución política a la crisis en este país que respondiera a las aspiraciones del pueblo sirio y preservara la unidad y la integridad territorial de Siria.
Por lo de la situación en libia, los intervinientes insistieron en su comunicado final en la importancia de apoyar las instituciones legitimas libias y el dialogo del cuarteto que tuvo lugar en la sede de la liga árabe con la participación de la unión europea, la unión africana y la ONU para lograr un acuerdo que pusiera fin a la crisis libia mediante la reconciliación nacional basada en el acuerdo político firmado entre las partes en conflicto.
Los líderes árabes reafirmaron también que la seguridad de Irak, su estabilidad y su integridad territorial son indisociables de la seguridad nacional árabe.
Decir al final que Túnez albergará la próxima cumbre árabe, según anunció ayer el presidente tunecino Beji Gaid Essebsi.