Las autoridades argelinas rechazan los infundados propósitos de Marruecos después de la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Irán.

Las autoridades argelinas han rechazado hoy los propósitos totalmente infundados, formulados por Marruecos un día después de la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Irán, avanzando como motivo el apoyo de Teherán al frente Polisario y poniendo a Argelia en tela de juicio indirectamente.
 
El embajador de marruecos en Argel fue recibido ayer por el secretario general de los asuntos exteriores quien le informó del rechazo de las autoridades argelinas de los propósitos totalmente infundados del ministro marroquí de asuntos exteriores en ocasión del anuncio por el mismo de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre el reino de Marruecos y la Republica Islámica de Irán, ha subrayado el portavoz del ministerio de asuntos exteriores, Abdelaziz Benali Cherif.
 
Por su parte, el frente Polisario ha calificado de grandes mentiras, las alegaciones de Marruecos según las cuales el Frente Polisario mantenía relaciones en el campo militar con Irán, desafiando a Rabat de presentar pruebas de sus falsas alegaciones.
 
 
El coordinador del frente Polisario con la Minurso, M’hamed Khadad, ha indicado por su parte que la acción de Rabat obedece a un pequeño oportunismo político que tiende a esquivar la reanudación de las negociaciones políticas directas pedidas por la ONU para el arreglo del conflicto del Sahara occidental a través de un referendo de autodeterminación del pueblo Sahraui.
 
Frente a dichas acusaciones, Irán ha desmentido firmemente las declaraciones “mentirosas” de Marruecos sobre una supuesta cooperación de Teherán con el frente Polisario, deplorando que tales propósitos sirven de pretexto a una ruptura diplomática.
 
Por su parte, el Hezbollah Libanes ha rechazado dichas acusaciones en su integralidad y juzga lamentable que Rabat haya cedido a presiones extranjeras, e invitado Marruecos a buscar un argumento más convincente para romper sus relaciones con Irán.