Yaoum el Ilm (Dia del saber): mensaje del presidente de la republica. El presidente de la republica, Abdelaziz Bouteflika ha dirigido un mensaje en ocasión del día del saber

En nombre de Allah, clemente y misericordioso. Que las plegarias de la paz de Allah sean sobre su profeta,
Señoras, Señores,
Es una tradición de celebrar el Saber en este día del 16 de abril, de cada año, que coincide con la desaparición del símbolo del renacimiento argelino, el erudito Cheikh Abdelhamid Ben Badis, que Allah le llene de su santa Misericordia en su Paraíso. Nuestro país ha dedicado dicho aniversario para celebrar el saber y el pensamiento, valorizar la ciencia y conmemorar la historia.
Hombre de excepción, Cheikh Abdelhamid Ben Badis, el elocuente e iniciador, ha servido y defendido la patria al difundir el saber y la conciencia, difundiendo la religión de las creencias arcaicas, casi enraizadas  en los espíritus, y preconizando la reconciliación para premunir contra la división y la discordia y enfrentarse a la opresión colonial al aclarar el espíritu de los jóvenes, movilizando su voluntad y orientándoles hacia un camino recto para el éxito de su vida y la emancipación de su país.
 
Orgulloso por su religión, sus orígenes amazigh y árabe ancestral, Cheikh Ben Badis sacó los altos valores nacionales de la civilización de la que las distintas partes de nuestro país fueron la cuna. De todas esas fuentes de gloria y orgullo, se inspiró un método de trabajo, un plan de reforma y una línea de conducta.
Señoras, señores,
El movimiento reformista iniciado por Cheikh Abdelhamid Ben Badis, ha sido un importante catalizador en el aumento de la población argelina para la plena y total recuperación de su soberanía e independencia nacional.
De hecho, debemos recordar que la iniciativa de Cheikh Ben Badis vino en respuesta al intento de borrar nuestra personalidad y nuestra identidad por un colonizador celebrando el botín de su centenario de colonización.
El Cheikh Ben Badis y sus compañeros desempeñaron un papel crucial para preservar los componentes de nuestra personalidad bajo la influencia de las madres argelinas en la preservación de la religión, las tradiciones y la personalidad entre las generaciones que descubrieron la vida bajo el oscurantismo colonial y su opresión multiforme.
Además, ¿es lógico que un gran número de líderes de la gloriosa revolución de Noviembre y sus valientes Mudjahidine sean procedentes  de las escuelas aparecidas gracias al trabajo y la lucha de Cheikh Abdelhamid Ben Badis y de sus valientes compañeros.
Por lo tanto, la Argelia independiente se ha fijado la misión suprema de rehabilitación de todos los componentes de nuestra identidad nacional, y así continuar la lucha de Cheikh Abdelhamid Ben Badis bajo el emblema del estado.
Asidua e incansablemente, la Argelia independiente obró durante más de dos décadas, por la difusión del conocimiento en todo el territorio nacional. Un trabajo que empezó desde la proclamación de la independencia a pesar de la falta de recursos en todos los niveles.
La Argelia independiente aseguró la movilización de todos los recursos jurídicos, financieros y humanos para anclar nuestra santa religión en todas las regiones del país, dentro de nuestra gente y en nuestras referencias jurídicas relacionadas con el Libro y la Sunnah.
 
 
Sin embargo, el advenimiento de la globalización y los medios de comunicación así como algunos eventos que han sacudido al mundo musulmán y nuevas ideas, tan ajenas al pueblo argelino, gradualmente sacudieron nuestra cohesión ideológica e intelectual hasta el punto de afectar la estabilidad de Argelia y empujarla en el infierno del terrorismo y la agonía de la tragedia nacional.
 
Señoras, señores,
Gracias a Dios, la voluntad de nuestro valiente pueblo y a la resistencia y  los sacrificios de nuestro Ejército Popular Nacional (ANP), digno heredero del Ejército de Liberación Nacional (NLA), Argelia salió fortalecida tomando el camino juicioso de la concordia civil y la reconciliación nacional, una elección inspirada de nuestra sagrada religión y la cultura del equilibrio por la cual realizó el Cheikh Abdelhamid Ben Badis.
Es en serenidad y estabilidad que Argelia se ha reapropiado el legado de civilización y cultura de Cheikh Abdelhamid Ben Badis en el marco del Programa de Reconstrucción Nacional, que me aseguré de lanzar con el apoyo de nuestro valiente pueblo.
Asimismo, hemos sido capaces de multiplicar los logros de nuestra querida patria en los campos de la ciencia, la formación y el conocimiento. Hoy, el  número de nuestros hijos en las escuelas supera ocho (8) millones de estudiantes y él de nuestros estudiantes alcanzará dos (2) millones antes del final de esta década. El Estado moviliza anualmente más de diez (10) mil millones de dólares para la Educación y la Investigación científica.
En cuanto a nuestra creencia religiosa y su evolución en su medioambiente natural, la Argelia musulmana también es responsable de la supervisión y el apoyo de la generosa acción de nuestro pueblo en la dispersión de las mezquitas, un trabajo supervisado por el Estado en el marco de la ley y respaldado por numerosas promociones de ejecutivos de asuntos religiosos, formados en universidades y graduados de las escuelas coránicas, que velan por animar a nuestras augustas Zawiyas que han sido y siguen siendo un componente al servicio de nuestra religión y la cohesión de nuestra sociedad.
 
 
 
 
Además de todos estos proyectos, quería traer una dinámica que permitió a los argelinos apropiarse, en serenidad, su origen Amazigh que, incluso defendida por Cheikh Abdelhamid Ben Badis, fue objeto de disensiones, por parte de algunos y de maniobras políticas, de otros, en un momento de nuestra historia contemporánea.
 
Señoras, señores,
Al celebrar "Yaoum El Ilm" o sea el Día del Saber, una vez más, tenemos el derecho de sentirnos orgullosos por los logros de Argelia para la consagración del mensaje por el cual militó el erudito Cheikh Abdelhamid Ibn Badis; un mensaje de identidad, autenticidad y moderación. Un mensaje que contribuyó al desencadenamiento de la gloriosa revolución de Noviembre. Un mensaje que presidió en la construcción y el edificio cultural, de civilización y espiritual de Argelia. Un mensaje que hoy y mañana, debe permanecer en el corazón de nuestra movilización para la edificación y la preservación de la Argelia, fuerte y digna.
Sí, realizamos en nuestra querida Argelia éxitos logrados en distintos sectores. Estos logros son para nuestro crédito en este momento de inestabilidad regional y de civilización, cuyas peligrosas ideas no hemos evitado.
En efecto, la unidad del pueblo argelino sunita se enfrenta, hoy en día, a ideas que son completamente ajenas a nosotros y atemorizantes teorías religiosas que fueron, en el pasado muy cercano, fuente de discordia    ( Fitna en árabe ) y todavía podrían ser si no son aprehendidas con clarividencia.
Por otra parte, nuestro país sigue expuesto a la ola de civilización occidental en el mundo de hoy. Una civilización que nos coloca frente a un doble desafío, a saber; adquirir conocimiento y medios de desarrollo económico y técnico por nuestras generaciones y mantener el apego de nuestra sociedad entera, a sus auténticas referencias espirituales y de civilización.
Así como, debemos ganar la apuesta de la promoción, en la Argelia contemporánea, de los derechos incluso el derecho sindical, al tiempo que garantiza preservar el futuro de las generaciones venideras, para conseguir la reforma del sistema educativo y no desperdiciar las capacidades colosales movilizadas por el Estado para la educación, la capacitación y el conocimiento.
Tales son los valores que debemos presentar, hoy, y los deberes a los cuales debemos permanecer apegados para estar al servicio de Argelia.
Finalmente,  ruego a Dios que bendiga a Argelia con sus beneficios y de extender la paz, la seguridad y la serenidad en todo su territorio para un presente sereno y pacífico y un futuro próspero y radiante.